lunes, 25 de enero de 2010

Slow Food

Las últimas 2 semanas he estado trabajando en Alemania y cada vez que viajo al viejo continente me llama enormemente la atención el estilo de vida que lleva la mayoría de la población. Alemania es uno de los países más avanzados del mundo y la primer potencia económica de la Unión Europea y por esta razón podriamos pensar que al igual que los Estados Unidos sería un país el cual se encuentrá en constante estrés social, donde la vida gira entorno al trabajo, donde la alimentación se lleva a cabo en cadenas comerciales de comida rápida, en donde la población se encuentra saturada por las noticias, la comunicación, la mercadotecnia sin dar tiempo a detenerse y pensar en su propio bienestar.

En estos días, por mis horarios de trabajo nocturno monitoreando centros de distribución, normalmente terminábamos buscando un restaurante en horarios poco habituales. Para muchos de nosotros sería normal encontrar donde comer, pero para sorpresa nuestra si no alcanzábamos a llegar entre las 12 y 2 PM era muy difícil encontrar uno abierto donde comer.

La mayoría de los establecimientos únicamente abren a la hora de la comida, se toman su tiempo para prepararte la comida, y su tiempo para servirte; y el resto del día cierran y la gente se va a sus casas o realizar otras actividades. Seguramente esto sucede en la mayoría de los pueblos y pequeñas ciudades, y sin fallarle en las grandes ciudades sin problema alguno encontraría donde comer.

Hace 24 años en Europa, específicamente Italia se dieron cuenta que su cultura estaba siendo alterada por el estilo de vida Americano y uno de los restaurantes de comida rápida más famosos del mundo, McDonalds, iba abrir las puertas en Roma y a consecuencia de esto se inició un movimiento conocido como el Slow Food.

El movimiento de Slow Food fue fundado Carlo Patrini en Italia para específicamente combatir la comida rápida. Este movimiento pretende preservar la cultura gastronómica regional, los alimentos, semillas, animales domésticos y la agricultura de una ecoregión. Este movimiento rápidamente se ha expandido por toda Europa y Asia, inclusive dentro de los Estados Unidos.

Los principales objetivos de este movimiento son: la preservación y promoción de los productos alimenticios locales y tradicionales; educar a los consumidores de los riesgos de la comida rápida; la introducción y capacitación de la agricultura orgánica; desarrollar programas para incentivar las granjas familiares; entre otros.

De acuerdo al sitio de Slow Food describen que los alimentos de calidad deben ser buenos, limpios y justos.

  • Bueno: sabroso, saludable, fresco, capaz de estimular y satisfacer los sentidos de los consumidores.
  • Limpio: resultado de una producción que no daña los recursos de la tierra, los ecosistemas y el entorno, que no ponen en peligro la salud.
  • Justo: una producción respetuosa de la justicia social, es decir, que proporcione una retribución y unas condiciones de trabajo dignas en todas las etapas del proceso, desde el productor hasta el consumidor.

En México este movimiento llego a la Ciudad de México en 1997 y poco a poco ha ido creciendo en todo el país. Alrededor del mundo se encuentra establecido en más de 130 países. Slow Food es una filosofía eco-gastronómica que enfatiza la conexión entre lo que comes y bebes y donde donde proviene. Slow Food promociona la comida local que es buena, limpia y justa. La salud humana, los derechos humanos y la sobre-vivencia del planeta.



Referencias:

lunes, 18 de enero de 2010

Pesto de Cilantro y Jalapeño con Limón / Ensalada de Espinacas con Fresas

Hace un par de años encontré una receta muy buena y que a partir de ahí he preparado por más de una ocasión. Siendo una preparación italiana con ingredientes Mexicanos. Cabe recalcar que no soy el autor de la receta, pero se las comparto y recomiendo.
Es una receta muy sencilla y muy rica.
Ingredientes

  • 2 1/2 tazas de Cilantro
  • 3 cucharadas de almendras tostadas
  • 1 1/2 cucharadas de limón
  • 1/4 de taza de aceite de oliva o lo que se requiera
  • 4 dientes de ajo
  • Sal al gusto
  • Queso parmesano al gusto
Modo de preparación

Para realizar el pesto se mezcla todo en la liquadora hasta que quede una consistencia tipo pasta. Antes, durante o después de preparar el pesto pongan a hervir el agua con un poco de sal, cuando este hirviendo pongan la pasta que vayan a consumir (100g por persona aprox). Una vez que la pasta este al dente (1 minuto antes de estar completamente cocida). Pasen la pasta a un sarten y agreguen el pesto necesario (aprox. 1 1/2 C. por cada 100g), un poquito del agua de la pasta y dejen cocinar por un minuto para terminar la cocción.

Comentarios
  • Dado a la cantidad de ajo y aceite se puede almacenar en el refrigerador por varios días.
  • No recomendamos poner aceite en el agua al cocinar la pasta ya que al sacarla se forma una capa de aceite que no va a dejar que se adhiera el pesto.
  • Las almendras se pueden cambiar por nueces o piñones
Para la ensalada de espinacas...

Se cortan las hojas sin tallos, se mezclan con fresas partidas en cuartos, se le añade almendrás lajeadas, queso Brie o queso de cabra y se adereza con una vinagreta de aceite balsámico, aceite de olivo, un poco de azucar, sal y especias.

Buen provecho!

sábado, 9 de enero de 2010

El regalo perfecto



Típico de esta temporada que acaba de terminar muchos de nosotros nos estresamos en buscar y comprar el regalo perfecto. Yo al igual que algunos de ustedes he recorrido la ciudad entera buscando que regalar.

De acuerdo a la wikipedia un regalo es: "...la entrega de dinero u objetos sin requerir algo a cambio; por extensión se puede llamar regalo a cualquier manifestación de afecto dirigido a otro."

Al comprar un regalo entran varios factores: el tamaño, el precio, los gustos, que tiene, que le hace falta, que le quiero decir, entre muchas otras cosas. Muchas veces he acostumbrado comprar el obsequio y siempre anexar un detalle, una nota, una carta.... y saben, me he dado cuenta que muchas veces el verdadero obsequio fue el detalle y no tanto el regalo en sí, al pasar los años de lo que se acuerdan fue de lo que les expresaste, dijiste, actuaste o hiciste; y no tanto del regalo en sí. Lo importante realmente fue el tiempo de tu vida que dedicaste exclusivamente para esa persona.

Este año decidí que no iba a ir a la juguetería a comprarle un juguete por navidad para mi hija, sino iba a buscar hacer mi propio juguete el cual ella podrá conservar sabiendo que su papá se tomó el tiempo en observar que le gusta y después hacerle un objeto único y dedicado para ella. Obviamente no soy carpintero y probablemente me salió más caro que el haberlo comprado. Y no tanto por el juguete en sí, sino por todas las herramientas necesarias. Pero creanme, al momento que lo recibió, la parálisis momentanea, la cara de emoción seguida de un brinco instántaneo y los gritos de alegría montando su caballito de madera nunca los vamos a olvidar.

Les anexo la fotografía del trabajo final el cual fue basado en una fotografía que encontré en Internet.




Vive Alternativo

Vive Alternativo es un portal dedicado a todo aquello que cae fuera de la típica rutina cotidiana de una ciudad apresurada y estresada, la cual se ha olvidado de los detalles, de detenerse a ver su alrededor y dedicarse tiempo a si mismo, a su familia, a los demás y su entorno. Poniendo muchas veces por adelante su trabajo y vida profesional. Aquí encontrarán recetas de cocina, ecología, salud, familia, huertas orgánicas y por que no un poco de tecnología.


Actualmente mi familia y yo tenemos el privilegio de vivir en lo que fue la casa de campo de la familia de mi esposa a las afueras de la ciudad, en un principio nos costo trabajo acostumbranos a la distancia pero poco a poco fuimos apreciando las grandes ventajas que tenemos contra de ella: espacios abiertos, cielos estrellados, el aire fresco, los árboles, las vegetación, la fauna que nos rodea, la posibilidad de tener 3 labradores desde cachorros, el contar con una chimenea para el invierno y espacio para que nuestra hija e hijo que viene en camino puedan jugar, aprender y disfrutar sin los límites que impone una ciudad como Monterrey. Y porque no, un sin número de proyectos al aire libre donde únicamente nuestra creatividad es el límite.


Hace 6 años cuando conocí a mi esposa me dió una introducción al mundo de la medicina alternativa, ya antes me había llamado la atención pero nunca había tenido la oportunidad de experimentarla de cerca. Junto con ella me di cuenta que la salud no es únicamente el no estar enfermo sino mantenerte saludable, poner atención a lo que comes, a la variedad de alimentos y a la actitud en hacia la vida en general. De ahí me nació la curiosidad de empezar a sembrar nuestra propia comida. Inicié en casa de mis papás a sembrar algunas plantas en masetas y para mi sorpresa en unos cuantos meses ya estaba comiendo mis primeros tomates, cilantro y pepinos. Sinceramente una vez que pruebas tu propio cilantro, el resto no tiene comparación.





Una vez que nos casamos hace casi tres años y nos mudamos a nuestro actual hogar empezamos nuestro primer proyecto que fue construir nuestro huerto familiar. Del cual en otras entradas les daré tips y consejos para que inicien sus propias huertas. Las cuales tienen sus altibajos, pero es una excelente forma de relajarte y olvidarte del trabajo y verán que fructífero es salir y poder cortar tu propia ensalada para cenar.





Algo que hemos disfrutado mucho en familia es el proceso de realizar la comida. En muchas casas el proceso de cocinar y la comida son un simple mal necesario o un rato para ver la televisión todos sentados en la mesa. En nuestras dos familias no fue así el caso, sino todo lo contrario, siempre fue un momento para convivir y platicar. 


Nosotros hemos decidido llevarlo un poco más allá y nos enfocamos aunque sea una vez al día estar todos presentes, decidir que se nos antoja sin importar lo complicado que pueda ser y todos ayudar en el proceso. No importa si implica hacer nuestra propia masa para la pizza o preparar una rica pasta italiana; lo que sea necesario. Es un momento para disfrutar juntos. Por ejemplo a mi hija de un año y medio le encanta preparar la salsa, le ponemos su banquito, siempre con supervisión ella se encarga de poner los ingredientes en la licuadora y después presionar el botón de iniciar. Claro no sin el típico brinco de emoción por el ruido del motor.


Esperamos les sea interesante este nuevo proyecto, que les gusten las recetas que estaremos publicando y les llame la atención aunque sea un poco olvidarse del estres diario y dedicarse a ustedes mismos un poco de tiempo.


Gracias por visitarnos y esperamos que regresen pronto.