lunes, 25 de enero de 2010

Slow Food

Las últimas 2 semanas he estado trabajando en Alemania y cada vez que viajo al viejo continente me llama enormemente la atención el estilo de vida que lleva la mayoría de la población. Alemania es uno de los países más avanzados del mundo y la primer potencia económica de la Unión Europea y por esta razón podriamos pensar que al igual que los Estados Unidos sería un país el cual se encuentrá en constante estrés social, donde la vida gira entorno al trabajo, donde la alimentación se lleva a cabo en cadenas comerciales de comida rápida, en donde la población se encuentra saturada por las noticias, la comunicación, la mercadotecnia sin dar tiempo a detenerse y pensar en su propio bienestar.

En estos días, por mis horarios de trabajo nocturno monitoreando centros de distribución, normalmente terminábamos buscando un restaurante en horarios poco habituales. Para muchos de nosotros sería normal encontrar donde comer, pero para sorpresa nuestra si no alcanzábamos a llegar entre las 12 y 2 PM era muy difícil encontrar uno abierto donde comer.

La mayoría de los establecimientos únicamente abren a la hora de la comida, se toman su tiempo para prepararte la comida, y su tiempo para servirte; y el resto del día cierran y la gente se va a sus casas o realizar otras actividades. Seguramente esto sucede en la mayoría de los pueblos y pequeñas ciudades, y sin fallarle en las grandes ciudades sin problema alguno encontraría donde comer.

Hace 24 años en Europa, específicamente Italia se dieron cuenta que su cultura estaba siendo alterada por el estilo de vida Americano y uno de los restaurantes de comida rápida más famosos del mundo, McDonalds, iba abrir las puertas en Roma y a consecuencia de esto se inició un movimiento conocido como el Slow Food.

El movimiento de Slow Food fue fundado Carlo Patrini en Italia para específicamente combatir la comida rápida. Este movimiento pretende preservar la cultura gastronómica regional, los alimentos, semillas, animales domésticos y la agricultura de una ecoregión. Este movimiento rápidamente se ha expandido por toda Europa y Asia, inclusive dentro de los Estados Unidos.

Los principales objetivos de este movimiento son: la preservación y promoción de los productos alimenticios locales y tradicionales; educar a los consumidores de los riesgos de la comida rápida; la introducción y capacitación de la agricultura orgánica; desarrollar programas para incentivar las granjas familiares; entre otros.

De acuerdo al sitio de Slow Food describen que los alimentos de calidad deben ser buenos, limpios y justos.

  • Bueno: sabroso, saludable, fresco, capaz de estimular y satisfacer los sentidos de los consumidores.
  • Limpio: resultado de una producción que no daña los recursos de la tierra, los ecosistemas y el entorno, que no ponen en peligro la salud.
  • Justo: una producción respetuosa de la justicia social, es decir, que proporcione una retribución y unas condiciones de trabajo dignas en todas las etapas del proceso, desde el productor hasta el consumidor.

En México este movimiento llego a la Ciudad de México en 1997 y poco a poco ha ido creciendo en todo el país. Alrededor del mundo se encuentra establecido en más de 130 países. Slow Food es una filosofía eco-gastronómica que enfatiza la conexión entre lo que comes y bebes y donde donde proviene. Slow Food promociona la comida local que es buena, limpia y justa. La salud humana, los derechos humanos y la sobre-vivencia del planeta.



Referencias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario