lunes, 1 de febrero de 2010

Huerta Familiar: Planificación

Como ya había prometido anteriormente, hoy iniciaré el primer artículo de una serie para ayudarlos a crear sus propios huertos familiares. Muchas han de creer que es un proceso complicado, intensivo en tiempo y que necesita mucho espacio. La realidad es que es bastante sencillo, se requiere paciencia y un poco de tiempo diario; principalmente en lugares donde la temperatura donde el día puede subir bastante como es el caso de Monterrey. Pero realmente es una actividad bastante gratificante, que te ayuda relajarte y olvidarte del estrés del día. Inclusive hay estudios que afirman que ayuda a mejorar la salud.

Espacio y ubicación

Lo primer que se debe definir será la ubicación y el espacio disponible. De acuerdo al espacio vamos poder definir que se puede plantar y que cantidad. Existen varios tipos de huertas: parcelas, cajones levantados y en base a contenedores.

En caso de que tengas espacio en tu jardín en 30 a 50 metros cuadrados podrías iniciar una huerta con una buena variedad de plantas: incluyendo tomates, pepinos, lechugas, cilantro, acelgas y calabazas. Lo óptimo sería entre 100 y 150 metros cuadrados para poder contar con varios cajones y pasillos para alcanzar a todas las verduras y hortalizas.

En caso de que cuentes con un balcón o terraza puedes adquirir contenedores o macetas que tengan la suficiente profundidad para que las raíces se desarrollen.

Luz y orientación

Para tener óptimos resultados se recomienda que la huerta esté orientada al sur o que al menos tenga 6 horas de sol. En lugares calurosos de preferencia que estás 6 horas de sol sean en la mañana para evitar el fuerte sol de la tarde.

Riego

Hay que tomar en cuenta que tengamos una forma sencilla de abastecer de agua al huerto y que en algunas regiones tendrá que ser diario. El horario más recomendado para regar será al atardecer.

¿Cuando iniciar?

La tierra para la huerta y la construcción del mismo en caso de requerir escavar y preparar el lugar deberá ser de preferencia en invierno para estar listos para ir plantando un poco antes de que inicie la primavera, se recomienda después de la última helada esperada.

Desde Diciembre o Enero (hemisferio norte) muchas de las plantas se pueden ir sembrando en semilleros para ganarle tiempo al tiempo y tener una cosecha más temprana. Aunque en cualquier momento puedes iniciarla solo es cuestión de investigar sobre los ciclos de siembra de las distintas plantas.

En el siguiente artículo trataremos sobre la siembra y los semilleros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario