domingo, 28 de marzo de 2010

Lo que nos corresponde...

Es increíble lo que esta sucediendo en nuestra ciudad, en nuestro país, estamos viviendo un momento al que nunca me hubiera imaginado que llegaríamos. Nuestra vida cotidiana ha cambiado, ya no podemos salir tranquilos, por donde vayas manejando vas alerta de que no te estén siguiendo, en los últimos que confiarías serían en los policías. ¿Cuándo y cómo llegamos a esto?

Lamentablemente ya estamos en el problema, pero nunca es tarde. Todos y cada uno de nosotros podemos ayudar a cambiar. ¿Qué hacer? Empezar por nosotros mismos, en las casas, las costumbres, en la forma de ser y de actuar.

Si realmente queremos corregir de raíz la situación que estamos viviendo debemos empezar por nosotros mismos y poner el ejemplo. Por más injustos que sean algunos impuestos tenemos que pagarlos. Por más obsoletas o inclusive estúpidas que sean algunas de nuestras leyes, debemos de cumplirlas, es la ley. Queremos cambiarlas votemos inteligentemente por nuestros gobernantes, tomémonos el tiempo de investigarlos antes de elegirlos y luego hay que exigirles. Apoyemos la re-elección, que rindan cuentas, quieren hacer carrera como diputados o senadores, que nos convenzan con hechos.

No queremos tránsitos y policías corruptos, cumplamos con el reglamento de tránsito, no demos mordidas y si rompimos la ley hay que atenernos las consecuencias. No compremos piratería ni productos de dudosa procedencia, de lo contrario estamos apoyando a los delincuentes.

La educación es indispensable para que la sociedad evolucione, para que salgamos adelante. No nos conformemos con enviar a nuestros hijos a la escuela, conozcamos a sus maestros, involucrémonos en ella. Exijamos una educación de calidad. Fomentemos que los hijos de nuestros amigos, empleados, vecinos asistan a la escuela. Vayamos más lejos, inclusive si no tenemos hijos, apoyemos a las escuelas que estén cerca de nosotros, hay muchas escuelas públicas o instituciones no gubernamentales gratuitas que necesitan de nuestro apoyo. Investiguemos que les hace falta, en que podemos ayudarles.

Seamos limpios, no tiremos basura. Manejemos con cortesía, hagamos fila, cumplamos con el reglamento y las normas de tránsito. Saludemos a quien nos topemos en la mañana. Al menos demos una sonrisa. Fomentemos una cultura cívica.

Dediquemos tiempo a nuestra familia, inculquemos valores a nuestros hijos. La educación empieza en nuestras casas, es nuestra responsabilidad. Hablemos con nuestros hijos sobre la vida, la sexualidad, el daño que producen las drogas. No lo dejemos a la suerte o a terceras personas.

Un paso a la vez iremos mejorando. Todos como sociedad podemos salir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario