miércoles, 30 de junio de 2010

Amaranto. Beneficios y propiedades



Hoy platicando con una señora sobre la comida en las escuelas y los hábitos alimenticios de los niños, salió al tema el Amaranto. Le comentaba que yo diariamente desayunaba amaranto con yogurt y miel, le decía que es uno de los alimentos más completos de origen vegetal que existen y que es originario de mesoamérica.

El amaranto es uno de los alimentos más antiguos el cual fue consumido por los Mayas, Aztecas, Incas, entre otros. Existen estudios y pruebas arqueológicas de que ya era utilizado en el 4,000 A.C. Si desean conocer su historia al final les dejo la referencia.

El amaranto es rico en nutrientes y minerales, y a comparación de otros cereales es alto en proteínas. Es rico en vitaminas B1, B2, A y C. Además es rico en calcio y otros minerales como el potasio y el hierro. De hecho es comparable al valor nutricional de la leche.

Las hojas del amaranto son una fuente de magnesio, hierro, vitamina A y C, y es recomendado para tratar muchas enfermedades incluyendo la anemia, infecciones respiratorias, además se dice que mejora la fertilidad.

No sabía que existía el jugo del amaranto, pero el jugo es útil en desordenes respiratorios como la bronquitis, el asma, la tos y la tuberculosis.

Dado a que es una fuente de hierro y calcio es muy beneficioso durante el embarazo y el periodo de amamantamiento, así como para niños y adolecentes en crecimiento.

Entre otras propiedades no tiene gluten, el diámetro del grano del almidón se encuentra entre 1 y 3 micrones lo cual facilita su digestión. A modo comparativo el granulo del almidón del maíz es 10 veces más grande y el de la papa 100 veces. Algunas de las proteínas que contiene son: nistidine, isoleucina, treonina, triptófano, arginina, leucina, lisina, cistina, metionina, fenilalanina y valina.


Como ven el Amaranto puede ser parte de tu desayuno y alimentación diaria. Para más información les dejo varias referencias.

Referencias:

martes, 1 de junio de 2010

Abonos y fertilizantes orgánicos II .

Hola a todos! Me encontré otros abonos y fertilizantes orgánicos que quiero compartir con ustedes.

Te de estiércol


Es un fertilizante foliar que dará a la planta los elementos básicos de nitrógeno, fósforo y potasio.

Materiales

  • Recipiente de 200 litros de agua
  • Un saco
  • 11 kilos de estiércol fresco (vaca, caballo, cerdo o gallina)
  • 4 kilos de muriato de potasio
  • 4 kilos de hojas de leguminosas
  • 1 cuerda de 2 metros de largo
  • 1 pedazo de plástico para tapar el recipiente
  • 1 piedra de 5 kilos de peso
  • 1 litro de leche
  • 1 litro de melaza
Instrucciones
  • Poner en el saco, el estiércol, el muriato de potasio, las hojas de leguminosas picadas y la piedra. Amárrelo y métalo en el recipiente dejando un pedazo de cuerda para poder extraerlo después.
  • Agregue la leche, la melaza y agua fresca hasta llenarla. Cierre el recipiente con plástico dejando que pase aire y deje fermentar por dos semanas.
  • Exprima y saque el saco del recipiente.
  • Para aplicarlo diluya una parte del estiércol y una parte de agua fresca.
  • Aplicar cada 8 días.
Orina fermentada

Es un fertilizante foliar rico en nitrógeno.

Materiales
  • Botella plástica con tapa
  • Orina de animales o humana
  • Agua fresca
Instrucciones
  • Colocar la orina en la botella, tapar y dejar fermentar por una semana.
  • Diluir un litro de orina en 5 litros de agua fresca y luego aplicar mediante bomba de aspersión.

Abono de frutas

Es un compuesto rico en fósforo y potasio que se encuentra en la melaza y en las frutas maduras.

Materiales
  • Un recipiente con capacidad para 10 kilos
  • 5 kilos de frutas bien maduras
  • 4 litros de melaza o miel de purga
  • 1 tapa de madera que quepa dentro del recipiente
  • Una piedra grande que actué como prensa
Instrucciones
  • Colocar en alternadamente en el recipiente 1 kilo de frutas y un kilo de melaza.
  • Colocar la tapa y prensé con una piedra, mantenga así el material por 8 días.
  • Saque el material y fíltrelo. Colóquelo en botellas obscuras.
  • Aplique 50 mililitros en 20 litros de agua para hortalizas y 250 a 500 mililitros en 20 litros de agua para frutales.
Referencias

  • RAMON, Vannesa; RODAS, Fabián. El CONTROL ORGÁNICO DE PLAGAS Y ENFERMEDADES DE LOS CULTIVOS Y LA FERTILIZACIÓN NATURAL DEL SUELO: GUÍA PRACTICA PARA LOS CAMPESINOS EN EL BOSQUE SECO. Naturaleza & Cultura Internacional. 2007